Reflexionando sobre la práctica docente...






Hace años que estamos inmersos en un cambio social, que repercute en la realidad de la escuela. Año a año la escuela se va  intentan atender las necesidades que surgen en los grupos de alumnos/as, las familias, los mismos docentes,  dando lugar a la reflexión de temas como: el derecho a la educación, intervención institucional, autoridad pedagógica, convivencia-nosotros y los otros-, violencia en la escuela, medios de comunicación, promoción y protección de derechos, conflictos,  escuela y comunidad entre otros.
Considero que todos los temas expuestos van resonando en el devenir de la tarea, hasta con sólo mencionarlos a algún colega, éste puede por momentos imaginarlo, pensar en ello, o bien traer el recuerdo de alguna situación vivida. 
Como me sucedió... y quiero compartirla... planificando una de las últimas reuniones del año, con las familias, se me venían a la mente situaciones con el grupo, de trabajo, juego, conflictos  y dinámicas, por lo que fue así que en esta última reunión, frente a una actividad propuesta, mi mirada fue diferente hacia el grupo de familias. Se les propuso vivenciar  lo que era el trabajo en pequeños grupos como modalidad y dinámica para la tarea en la sala con mis alumnos/as. 
Las familias pudieron reflexionar acerca del rol que cada uno tenía dentro de ese grupo, las dificultades, los acuerdos, las diferencias... Aquí se pudo pensar  acerca de los conflictos que surgieron, dándole lugar y reconociéndolos como algo constitutivo en la construcción de las relaciones grupales, de esa  convivencia "momentánea" para llevar adelante la tarea,  aceptando los diferentes puntos de vista en la construcción, pudiendo dar su opinión, siendo respetado. Surge así el tema "nosotros y los otros", ya que somos en función de lo que consideramos de nosotros mismos y como los demás nos conciben, que lugar nos otorgan, dentro de un grupo, generando pertenencia, proceso de construcción social (identidad individual como colectiva). 
Citando a Bauman, Z. "(…) tengámoslo presente: un consenso no es sino un acuerdo que alcanzan personas con formas de pensar esencialmente distintas, un producto de duras negociaciones y de compromisos, de numerosos altercados, contrariedades [...] un acuerdo para ponerse de acuerdo que necesita renovación periódica (…) " Tras llevar a cabo una consigna en un trabajo grupal, estaban todos/as inmersos en la resolución de obstáculos que surgían, en la problemática planteada, y sólo se lograría el objetivo si se trabajaba en equipo. Por eso es tan importante dar lugar al conflicto,  abordándolo desde sus dimensiones individual, colectivo y social. Tomando como docente los conflictos que surgían en los pequeños grupos y socializándolos, poniéndoles una mirada pegagógica,  favorecían la convivencia y el aprendizaje si lo llevábamos al ejemplo de los trabajos en la sala.  
Luego de la actividad realizada, se reflexionó con las familias, comparando y pensando juntos acerca de la  semejanza del niño/a con una estructura, la cual acompañamos y ayudamos a formar (a veces se cae, intentamos levantarla, darle firmeza, guiarla, resignificando que  en este proceso  hay muchas manos, cada una con un rol diferente para poder sostener), haciendo referencia al término de comunidad educativa, ya que la conforman aquellos que ejerciendo distintos roles tienen relación directa con la tarea de la escuela.  Poniendo en práctica diferentes estrategias como estrechar los lazos entre la escuela y la comunidad, generando una reciprocidad, preguntándonos que podemos hacer como escuela por la comunidad y viceversa, complementándonos, compartiendo inquietudes, dudas, y así construir juntos. 
Para construir juntos debemos construir acuerdos que nos permitan poder "vivir juntos" que más allá de las diferencias que tengamos, podamos encontrar nuevos acuerdos, pactos según las demandas que van surgiendo en la comunidad educativa. 
Por lo expuesto anteriormente podemos afirmar que  nos compete como institución asegurar la educación como un derecho, para ello es necesario repensar en las escuelas acerca de varias cuestiones...
- ¿Qué tipo de mirada ponemos en la comunidad? ¿Consideramos sus inquietudes, para resolver acuerdos juntos?   ¿Damos lugar a la reflexión conjunta? ¿De qué manera;  brindando qué espacios?
El conflicto siempre es inherente al vínculo con otros, formando parte de las relaciones entre las personas por lo tanto cabe preguntarse: - ¿Los docentes cómo nos posicionamos frente al conflicto? ¿Qué se entiende por conflictivo? Teniendo en cuenta que todas las personas piensan, sienten, actúan, se relacionan, de diferentes maneras y tienen  intereses distintos.  
¿Qué acciones/estrategias se pueden implementar para generar  buen clima institucional que tiendan a la resolución de conflictos?
¿Cómo considerar al conflicto dentro del aula desde una mirada pedagógica que favorezca el aprendizaje y la relación entre los que forman el grupo?
¿Cómo nos posicionamos frente a nuestros alumnos/as, escuchamos dando lugar a una reciprocidad en la conversación sin perder nuestro lugar asimétrico en esta relación?
¿De qué manera podemos hacer relevante los temas relacionados a la solidaridad, respeto hacia el otro?....Seguiremos pensando...


                                                                                                                    Karina  A. García
Profesora de Nivel Inicial

Referencias

Bauman, Zygmunt (2003). Comunidad. “En busca de seguridad en un mundo hostil”. Siglo XXI, Argentina Editores, Buenos Aires
Ballet Rehearsal on the Set, 1874. Óleo sobre lienzo. 65 x 81 cm.  Museo de Orsay. París. Francia.