Hablar de InfanciaS  propone una mirada plural y dinámica, teniendo  en cuenta las posibles y diversas versiones de ser niño,  en relación a cada época y para cada quien. Tomando en cuenta que cada uno hará su propio camino en la construcción de su infancia; experiencia que será única e irrepetible donde se anudará, entre otras cuestiones,  lo histórico, lo cultural, lo social, lo familiar, lo propio… en tanto proceso de reconstrucción permanente en el camino hacia la identidad.
La posición sería poder salir de la idea de “la infancia” como categoría, ya que éstas tienden a homogeneizar, a establecer características y modelos para quienes forman parte de ellas. De ahí, el peligro de pensar la infancia desde un modo estipulado por otros, quienes establecen las normas, lo normal, como si hubiera un único modo posible de ser niño. 
Pensar en infancias es dar lugar a la complejidad, a la diversidad, al respeto por las diferencias; es pensar en un recorrido singular que deja huella, momento de creación y constitución subjetiva; sosteniendo la posibilidad de ser niño, en cada momento, para cada quien y según sus circunstancias.

Verónica del Castillo
Psicopedagoga.